• Visto: 505

UNA MIRADA AL PASADO

Los Primeros Salesianos en Esmeraldas

Los Salesianos llegan a Esmeraldas por esas circunstancias que las escribe DIOS.

Mons. Bartoluci, Obispo de Esmeraldas, hacía solicitudes al Rector Mayor de los Salesianos para que envíe sus religiosos  a tierras esmeraldeñas. Fue así como se concretó la venida de varios Salesianos a este pedacito de suelo Ecuatoriano.

La Comunidad Salesiana en Esmeraldas en un comienzo se radicó en el Colegio Sagrado Corazón; desde allí atendía a varios sectores como era el Instituto Don Bosco, la escuela de experimentación Pedagógica y el Oratorio Don Bosco del Centro de la ciudad a más de servir al Vicariato Apostólico.

En sus inicios la conformaron los Sacerdotes: Padre Pedro Moschetto Giacosa (Italiano) Padre Juan Manuel Moreno Celdrán (español) después de varios años llegarón, el Padre Rafael Bastidas (ecuatoriano), los Coadjutores Sandro Gavinelli (italiano) y Antonio García Flores (español)

Esmeraldas fue bendecida con la llegada de los Salesianos porque lograron transformar a las personas que convivían a su alrededor. Estos Misioneros de Don Bosco con su presencia educaron, evangelizaron, sembrando en el corazón de los feligreses semillas de amor; colocaron las bases de una Comunidad Religiosa diferente a las demás, que fue trascendiendo con el paso del tiempo, invadiendo con su carisma a niños, jóvenes y adultos, que una vez que los conocían no pueden alejarse de sus ambientes.

Siguiendo los pasos de Don Bosco se dedicaron a la evangelización con la Catequesis y a la formación de los futuros docentes de la provincia con  un legado que siempre se lo recordará “estén siempre alegres” sin olvidar el Sistema Preventivo AMOR, RAZÓN Y RELIGIÓN. 

SDB. Francisco Sánchez, SDB. Agustín Cuji, SDB. Pedro Moschetto, Volt. Ramón Alvarado. SDB. Sandro Gavinelli. SDB. Nilo Heras. SDB. Tarsicio Sakay.

OBRA EDUCATIVA Y PASTORAL

La expansión demográfica de la ciudad y la proyección visionaria de los salesianos Padre Pedro y Padre Juan Manuel  a su vez con la Inspectoría Salesiana y el Vicariato de Esmeraldas tomaron la decisión de trasladarse al Valle San Rafael Vía  a Atacames, Sur del Cantón en el año de 1990, sin abandonar el lugar donde empezaron.

 La  Comunidad Salesiana empezó su crecimiento con  la llegada de otros Salesianos que dieron fortaleza a la obra; una nueva gestión educativa nace en el año 1992 con la creación de la Parroquia Eclesiástica y la Escuela  del mismo nombre “María Auxiliadora” con el paso del tiempo fue aumentando su infraestructura, los estamentos educativos hasta lo que ahora es la majestuosa  Unidad Educativa.

Ubicación de la primera piedra de la iglesia María Auxiliadora 1990

Las primeras aulas de la escuela María Auxiliadora 1991.